Mauricio Sulaimán: Un año, ¡Gracias Heraldo de México! Esta es mi primer experiencia escribiendo, y en verdad, lo he disfrutado mucho, y no fallé ni un solo domingo
junio 24, 2018
0 comments
Share

Mauricio Sulaimán: Un año, ¡Gracias Heraldo de México! Esta es mi primer experiencia escribiendo, y en verdad, lo he disfrutado mucho, y no fallé ni un solo domingo

El día de hoy se cumple un año de esta columna que de alguna manera ha cambiado mi vida. Deseo agradecer a mi querido amigo Franco Carreño por su gentil invitación para colaborar con el artículo semanal, que decidí llamar Recuerdos de José Sulaimán, y que me permite, semana tras semana, tener un espacio para compartir información de este gran deporte, que es el boxeo, y recordar a mi querido papá con el cierre de cada nota con Anécdota de hoy.

Esta es mi primer experiencia escribiendo, y en verdad, lo he disfrutado mucho, y no fallé ni un solo domingo, sin importar dónde me encuentre, la columna llega.

Esta edición la estoy escribiendo en el avión que me lleva a Mérida para estar presente con nuestro gran campeón mundial súper pluma, Miguel Alacrán Berchelt, quien defiende su título ante el argentino Jonathan Víctor Barros.

Si Alacrán  Berchelt logra salir con éxito, la pelea que sigue es la defensa ante el retador oficial Miguel Micky Román.

También se presentó en Mérida el Torneo Internacional de Boxeo Amateur, con los 12 ganadores del torneo William Abraham, organizado por el famoso prócer, licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, quien es un gran impulsor del deporte en nuestro país, y que confió en el ex campeón mundial Guty Espadas Jr. para su realización, que ahora crecerá para un dual meet contra Estados Unidos.

También ayer jugó México contra Corea, y estoy seguro que la celebración continúa, pues con el triunfo 2-1, se logró la calificación a la siguiente ronda. El mundo se hizo pequeño, ya no existe rival diminuto, y este mundial ya dio una serie de resultados sorpresivos. Ya no hay la supremacía de los grandes y poderosos; seguramente viviremos grandes emociones durante su desarrollo.

Estuve en Culiacán para anunciar la Convención Mundial de Boxeo femenino. Disfruté muchísimo el viaje relámpago; encontré gran entusiasmo por este evento que se realizará durante la última semana de noviembre. Además comí delicioso y me encantó ver una ciudad limpia, gente amigable y cálida.

Sinaloa es Tierra de Campeones y Culiacán es un centro histórico del boxeo nacional y mundial.

Mi amigo, el alcalde con licencia, Jesús Valdés, conocido por todos como Chuy, ha sido un gran líder en la promoción de esta convención, y también el secretario de Turismo del estado, Marco Antonio García que ha sido muy importante para traer el evento a Culiacán y México.

Un objetivo importante que tiene nuestro organismo —como prioridad para México—, es conseguir el apoyo de las autoridades de salud de nuestro país para establecer una serie de estudios médicos que puedan ser practicados a los boxeadores sin costo para ellos.

El peleador requiere una licencia de su comisión de boxeo local, y es un requisito obligatorio el presentar exámenes médicos y también para cada renovación anual.

La gran mayoría de los pugilistas no tienen recursos económicos para pagar dicho requisito. Y las comisiones de boxeo de nuestro país no tiene la capacidad de ayudar en este tema. Otra gran preocupación es todo lo relacionado al peso de los boxeadores. Hay muchos problemas con peleadores, en muchas partes del mundo, que no han logrado dar el peso oficial para las funciones. También se ha detectado una serie de prácticas inhumanas para dar el peso, y los efectos secundarios para el atleta son gravísimos.

Estamos trabajando en la edición de un programa educativo, que será obligatorio tomar, el cual detalla todo lo importante que un peleador y entrenador debe conocer de nutrición, deshidratación, rehidratación, sustancias prohibidas y otros.

Anécdota de hoy

Mi papá se encontraba en una clínica de nutrición de la Universidad de Los Ángeles  (UCLA ) para bajar de peso. Una mañana, dándole duro a la caminadora , le tocó junto una persona muy amable y platicadora. Era el doctor Gerald Finnerman, una eminencia de esta institución. La plática los llevó al boxeo. Esto fue en 1978, y Don José ya era presidente del WBC.

Fue ahí donde Don José le compartió a su nuevo amigo su gran preocupación por la salud e integridad física de los boxeadores. Pasaron cinco días juntos en la clínica y hablaron mucho del tema, es específico, las lesiones cerebrales en el boxeo. Pasó muy poco tiempo, y así nació el Programa de investigación médica y científica del boxeo en UCLA, patrocinado por el WBC.

El organismo aportó más de un millón de dólares y se concluyó el estudio preliminar. La UCLA lo presentó al gobierno de EU, fue tal la importancia de lo logrado, que el gobierno asignó un presupuesto de 50 millones de dólares a la universidad para continuar el trabajo.

De ahí salieron las recomendaciones para el cambio de reglas que han salvado muchas vidas en el boxeo, como reducir de 15 a 12 rounds la duración de las peleas, realizar el pesaje oficial un día antes de la función, implementar pesajes 30 y siete días antes del combate, prohibición de sustancias para reanimar al atleta en el minuto de descanso (sales y amoníaco ), y muchas otras cosas más.

Este estudio fue también la base de todo lo que la NFL tomó para sus investigaciones. Este programa desarrolló el protocolo que en la actualidad se utiliza en las salas de urgencias de los hospitales, y el protocolo para atención de soldados de las Fuerzas Armadas.

Mi padre fue homenajeado por la UCLA meses después de su muerte, y la sala de estudio de la biblioteca en el hospital lleva orgullosamente el nombre José Sulaimán Cha.

admin

admin

Comments

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *